‘La hora del planeta’ y el suministro de energía eléctrica

Ya hemos hablado en este blog de la iniciativa conocida como La hora del planeta, promovida por la ONG ecologista WWF para “demostrar que la lucha contra el Cambio Climático es posible”. También adelantamos que durante el apagón y al reanudarse la demanda de electricidad de los monumentos, edificios, hogares, etc. que desconectaron durante una hora sus aparatos eléctricos para sumarse a esta iniciativa, podrían producirse desajustes entre la demanda de energía y el suministro previsto.

Para comprobar lo que realmente sucedió, hemos acudido a Red Eléctrica de España (REE) y hemos accedido a los datos de demanda prevista, demanda programada y demanda real correspondientes al sábado 28  de marzo, cuando tuvo lugar el apagón por el medio ambiente.

Para comprobar si durante La hora del planeta (entre las 20:30 y las 21.30 h) la relación demanda-suministro de energía fue diferente de la que se da un sábado cualquiera, observamos también los gráficos correspondientes a los tres sábados anteriores (el 7, 14 y 21 de marzo).

El resultado: la demanda de energía prevista por REE para esa hora fue notablemente mayor que la que se demandó realmente (ya que lo que se prevee para un sábado común es que precisamente en ese intervalo, a las 21:00 h., se produzca el pico de máxima demanda). Sin embargo, la demanda programada (que corresponde a la energía que la institución calculó que relamente necesitaría, sabiendo que la iniciativa de WWF se llevaría a cabo) se ajustó casi a la perfección a las necesidades de electricidad que efectivamente hubo, como podemos ver en la siguiente gráfica:

Demanda de energía eléctrica del sábado 28 de marzo
Haz clic sobre la imagen para ampliarla

Con ello, la institución evitó que se derrochase una importante cantidad de energía, ya que si hubiera mantenido las previsiones de un sábado común, habría dedicado al intervalo de La hora del planeta más cantidad de energía de la necesaria. Una energía que ya no se podría recuperar.

Por otra parte, mientras lo usual es que la hora punta de demanda sea a las 21.00 h., en este caso la máxima demanda tuvo lugar a las 20.27 h y permaneció prácticamente estable hasta las 21.30 (en lugar de aumentar antes de las 21.00 h. disminuir después). Cuando terminó el apagón, siguió su curso natural de descenso hasta su punto mínimo.

Así pues, si La hora del planeta podía haber tenido su parte negativa en el derroche de energía por deajustes en el suministro, la previsión de REE consiguió evitarlo. Pero esto no siempre es posible. A veces, las previsiones no se cumplen y los apagones “simbólicos” resultan no ser tan beneficiosos para el medio ambiente como se pretende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: